sábado, 24 de septiembre de 2022
Inicio  »  Columnistas  »  QEPD Radamés Giro

QEPD Radamés Giro

Raúl Fernández, Columnista, Más Colombia

Raúl Fernández

PhD en Economía de la Claremont Graduate University y profesor emérito de la University of California, Irvine.

Radamés Giro: 30 de julio de 1940 — 18 de septiembre de 2022

Radamés Giro, músico, autor, editor, investigador y musicólogo autodidacta, fue una figura central de la música cubana de los últimos 50 años.

Quizás su obra más celebrada fue la publicación, en 2007, del monumental Diccionario enciclopédico de la música en Cuba (DEMC), cuatro tomos en la edición original que abarcan 1169 páginas, más de 2000 entradas y 600 fotos y partituras. Fruto de 40 años de estudio y recopilación, el “Diccionario de Radamés”, como llegó a denominarse, es de enorme utilidad para escritores, críticos musicales y literarios, investigadores, periodistas, discográficas, disc jockeys y todos aquellos que, sean especialistas o no, necesitan referencias, ideas y datos sólidos sobre la música en Cuba.



Nacido en Santiago de Cuba el 30 de julio de 1940, Radamés creció en un entorno musical por excelencia. Su casa proporcionó espacio de ensayo para el Conjunto Hermanos Giro, en el que su padre tocaba el tres y sus tíos Carmelo y Claro la guitarra y la conga, respectivamente. Uno de los primeros mentores de Radamés fue su abuelo materno, el legendario sonero y guitarrista Ángel Almenares. El joven Radamés estudió guitarra formal con el profesor Esteban Castillo. Eventualmente, dejó de lado su potencial como concertista, y durante varios años se desempeñó como guitarrista en varios conjuntos musicales locales, como el grupo Avances del 56, el trío Los Románticos, el combo de Conrado Wilson, y como acompañante de cantantes populares como el bolerista Orlando Contreras.

Como resultado de un desafortunado incidente en su adolescencia, Radamés perdió completamente la visión en un ojo y sufrió una visión limitada en el otro por el resto de su vida. Y, sin embargo, esto no fue obstáculo para el trabajo que desarrolló más tarde como investigador, autor y editor. Además del Diccionario, Radamés escribió varios estudios de importancia capital para el estudio de la música cubana y latinoamericana. Destacan sus monografías sobre la historia de la guitarra en Cuba, del bolerista César Portillo del Luz, del compositor brasileño Heitor Villalobos y del reconocido guitarrista, compositor y director de orquesta Leo Brouwer. Otra obra de gran relevancia es Cincuenta canciones en años de revolución, una selección realizada en colaboración con su esposa, Isabel González Sauto, que contiene apuntes biográficos y las partituras de cincuenta canciones que pueden representar, como dicen los autores, “una crónica de aquellos cincuenta años “, desde 1959. Las notas biográficas, sucintas pero densas, constituyen un pequeño diccionario de 27 compositores. Las canciones escogidas por Giro y González Sauto van desde lo lloroso hasta lo erótico, sin pasar por alto lo político.

Le puede interesar: “Jairo Varela dignificó la profesión de músico salsero en Colombia”: Manager del Grupo Niche

Radamés fue autor de más de treinta artículos para revistas especializadas en temas musicales. Como editor, desde la década de 1970, supervisó la edición y publicación de más de 100 títulos dedicados y/o que incluían reediciones de autores y compositores como Ignacio Cervantes, Leonardo Acosta, Argeliers León, Alejandro García Caturla y Fernando Ortiz. De particular trascendencia fue la labor de Radamés en la búsqueda, edición, recopilación y difusión de la totalidad de la obra que Alejo Carpentier dedicó a la música antes y después de la publicación de La Música en Cuba de Carpentier en 1946. El Museo Nacional de la Música publicó la edición completa de Radamés de los estudios musicales de Carpentier y comentarios de varios musicólogos en La música en Cuba/Temas de la lira y del bongó.

De notable importancia fue también la edición de una serie de volúmenes basados ​​en entrevistas a decenas de músicos cubanos que conforman una amplia historia oral de la música popular cubana en la voz de sus compositores e intérpretes, material de extraordinario valor para el estudiante de música popular, por ejemplo, La música en persona de Erena Hernández, Ellos hacen la música de Raúl Martínez Rodríguez, y Cubanos en la música de Mayra Martínez. Dos colecciones merecen especial mención: El mambo, en la que Giro hace una cuidada selección de textos con el objetivo de diferenciar las distintas acepciones de la palabra y de averiguar quién fue su ‘inventor’ atribuido, según la época y el lugar, a Arsenio Rodríguez, Pérez Prado, Arcaño y Cachao López, entre otros; y el volumen editado Panorama de la música popular cubana, con capítulos dedicados a la historia y el carácter de cada uno de los principales géneros de la música popular cubana. Finalmente, Giro supervisó la traducción y publicación en 1973 del Oxford Dictionary of Music, una referencia imprescindible para los estudiosos de la música universal. Por su labor Radamés recibió la Distinción por la Cultura Nacional, las Medallas Raúl Gómez García y Adolfo Guzmán, y el Premio Nacional de Edición en 1999.

De especial interés es una entrevista que le hizo el escritor Leonardo Padura, y que aparece como capítulo en Los rostros de la salsa de Padura. En sus intervenciones Radamés establece con criterio seguro y astuto la relación histórica y técnica entre la salsa, tal como fue desarrollada mayoritariamente por músicos nuyoricans, y el son y otros géneros de la música cubana.

Lea también: ¿Qué significa el Festival ‘Petronio Álvarez’ para la ciudad de Cali? parte 1

Durante su vida, Radamés compartió su experiencia con gran generosidad con académicos dentro y fuera del país. Son numerosos los investigadores en Cuba que buscaron su buen consejo. Es raro que un investigador internacional no haya consultado a Radamés sobre asuntos relacionados con la música cubana. Varios expertos extranjeros publicaron posteriormente estudios notables sobre el tema. Radamés fue asesor del Programa de Historia Oral de la Música Latina del Instituto Smithsonian y participó en entrevistas con Richard Egües, Frank Emilio Flynn, Luis Carbonell, Celina González, Félix Guerrero, Enrique Bonne, Rodulfo Vaillant, Tata Güines y otros artistas en La Habana y Santiago de Cuba en 1998-2004.

Dada la merecida fama de Radamés Giro como ‘detective’ de la música en Cuba, no debe extrañarnos que el escritor de novelas ‘policiacas’ Leonardo Padura, él mismo aficionado a la música popular, incorpore brillantemente al musicólogo en su obra La neblina del ayer, en la que el personaje “Rafael” Giro, fiel retrato del Radamés Giro de la vida real, asiste como especialista musical al detective de homicidios Mario Conde.

Con la muerte de Radamés Giro la musicología cubana pierde a una de sus grandes figuras, una persona talentosa, fina y generosa. Un gran amigo en la familia de la música cubana de sus amigos.

Puede consultar otros contenidos relacionados en este enlace

Siga leyendo: “El fin último de mi música es fortalecer procesos sociales y culturales en la región del Pacífico”: Nidia Góngora