HomeAgropecuario¿Qué tan diferentes son los huevos criollos de los huevos industriales?

¿Qué tan diferentes son los huevos criollos de los huevos industriales?

El huevo es quizás uno de los alimentos más versátiles y emblemáticos de la gastronomía colombiana. En 2019, la Federación Nacional de Avicultores de Colombia (Fenavi) estimó que, con 286 huevos per cápita al año, Colombia era el vigésimo sexto consumidor de huevo en el mundo. A nivel regional, se ubica en la sexta posición, después de México (436), Paraguay (338), Guatemala (313), Perú (301) y Argentina (294). 

Según Laura, una avicultora santandereana que prefiere mantener en reserva su apellido, más allá de que el huevo tenga un “sabor rico”, su alto consumo en el país está directamente relacionado con la economía colombiana. Al respecto, explica que los huevos representan una alternativa más económica frente al consumo de carne, pues “el huevo le da al cuerpo la cantidad de proteína que necesita por unos 300 pesos”. 

Laura lleva muchos años criando gallinas, una actividad que se ha transmitido de generación en generación. En su finca, ubicada en la vereda de Retiro Grande, en el municipio de Bucaramanga (Santander), se dedica a la crianza de pavos, piscos, conejos y gallinas. Tiene 500 de ellas, y “toda la línea es criolla”, insiste la avicultora. Para ella, son varias las diferencias entre un huevo criollo, criado en el campo y al aire libre, y un “huevo de purina”, que es resultado de una cadena productiva industrial. Estas no se limitan a las condiciones de la crianza, sino que abarcan el valor nutricional y el sabor. 

Una productividad más baja

La productividad de una gallina industrial contrasta con la de una gallina criolla. La primera puede “poner hasta dos huevos al día”, es decir, unos 10 o hasta 14 huevos a la semana, mientras que la segunda “no pone todos los días, sino que produce más poquito: unos 3, 4 o hasta 5 huevos a la semana”, comenta Laura. 

Para la avicultora, esta diferencia se debe a que la gallina alimentada con purina se cría “a punta de químicos para que ponga, ponga y ponga”. En este aspecto coincide Pedro Alexander Rogeles, director de Huevos Criollos Palmira, una empresa que comercializa los huevos de la finca Vía Viviana, ubicada en la vereda de La María, cerca de Palmira (Valle del Cauca). Allí se dedican también a la crianza de 500 gallinas, “todas de campo y libres de jaulas”. Rogeles resalta que, para lograr altos niveles de productividad, la industria del huevo recurre a “productos para que [las gallinas] se reproduzcan y pongan más rápidamente”. Además, suele “untar los huevos de formol u otro conservante para que se puedan conservar mucho tiempo en una bodega, aunque el producto atraviesa la membrana y da un sabor aguado al huevo”, explica el avicultor.

Adicionalmente, las gallinas industriales están estabuladas, es decir, pasan gran parte de su vida encerradas. Para Laura, la industria considera que “cuanto menos movimiento hace la gallina, más producción de huevo tendrá”. Por el contrario, sus 500 gallinas tienen en promedio un metro cuadrado cada una para moverse, “un espacio necesario para que no se estresen y no estén tan pegadas”. Y, en el caso de las gallinas de Pedro Alexander Rogeles, estas pueden desplazarse por toda la montaña, pues “saben reconocer los puntos donde deben poner sus huevos”.

WhatsApp Image 2021 10 08 at 13.49.10
¿Qué tan diferentes son los huevos criollos de los huevos industriales? 5

Adicionalmente, Laura advierte que, a diferencia de las llamadas gallinas purinas, que se dedican exclusivamente a poner huevos, sus gallinas a veces incuban el huevo “en 21 días, durante los cuales no se levantan ni para comer, ni para beber, con el propósito de mantener el huevo a la temperatura necesaria hasta que nazca el pollito”. Una vez terminado este proceso, las gallinas siguen cuidando “al pollito desde muy cerca hasta que se pueda defender solo”. Esto toma aproximadamente un mes y, dos meses más tarde, las gallinas vuelven a poner. “Este proceso no lo hacen las gallinas de purina”, puntualiza la avicultora. 

WhatsApp Image 2021 10 08 at 13.49.101
¿Qué tan diferentes son los huevos criollos de los huevos industriales? 6

El asunto es la alimentación

La alimentación de las gallinas de Laura consta de un 60% de maíz, un poco de purina, pasto, vegetales y lombrices. Por esta razón, estima valioso tener en su finca semilleros de bore, ahuyama, maíz germinado y crías de lombrices. 

La mayoría de los insumos suministrados a los pollitos y pollitas proviene de la misma finca o de la región. El maíz, por ejemplo, “viene de Bucaramanga, del Socorro, de San Andrés, de Málaga y San Gil”, resalta Laura. Comenta que privilegia los productos nacionales sobre los importados, ya que considera que “el maíz importado lleva muchos conservantes para poder cumplir con los requisitos de la exportación”. 

Adicionalmente, en la medida en que las gallinas pasan la totalidad del tiempo al aire libre y con el fin de garantizarles un pasto de calidad, Laura suele rotar las gallinas por distintos pastizales. Una vez las gallinas hayan comido el pasto, las pasa a otro potrero y deja que el primero se reconstituya “por lo menos durante un mes”.

Le puede interesar  2,5 millones de hogares consumen menos de 3 comidas al día

Por su parte, en la finca Vía Viviana, de Rogeles, las gallinas también se alimentan con una diversidad de productos como maíz, arroz y piel de tomate, entre otros. “Todos son producidos en Colombia”, explica su dueño.  

WhatsApp Image 2021 10 08 at 6.47.17 PM
¿Qué tan diferentes son los huevos criollos de los huevos industriales? 7

Sabor y aspecto diferentes

Según Laura, la manera en la que se crían las gallinas impacta al final “el sabor, la textura y el olor” del huevo. Explica que el huevo criollo, “en vez de expandirse en la sartén, se recoge” y “tiene más consistencia” que un huevo industrial. Más allá del aspecto visual, la avicultora hace hincapié en que “los huevos criollos contienen más proteínas” y por eso son muy apetecidos por deportistas y otras personas con requerimientos nutricionales especiales. 

WhatsApp Image 2021 10 08 at 6.47.20 PM
¿Qué tan diferentes son los huevos criollos de los huevos industriales? 8

“Dos huevos de purina por un huevo criollo”

Todo lo anterior se ve reflejado en el precio. Laura resalta que un huevo criollo puede llegar a valer el doble de un huevo industrial. “Uno puede comprar dos huevos de purinas con un huevo criollo”, puntualiza. Ella comercializa sus productos en La granja de Laura, un local ubicado en el barrio San Francisco, en Bucaramanga. Allí, vende a diario entre 200 y 250 huevos a restaurantes y particulares, aunque “suben las ventas las semanas de festivos”. Laura explica que el precio del huevo varía mucho en función del precio de los insumos, y si bien solía vender la cubeta de 30 huevos en 15.000 pesos, actualmente la ofrece en 20.000 (si el cliente lo prefiere, vende a 700 pesos la unidad).

En el caso de Pedro Alexander Rogeles, produce por semana el equivalente a 60 cubetas de 30 huevos, para un total de 1.800 huevos. No tiene local, sino que encuentra sus clientes por Instagram y despacha sus domicilios desde la casa a “personas de la ciudad, sobre todo de Palmira y de Cali”. Cada cubeta de 30 huevos cuesta 16.000 pesos. Sin embargo, el director resalta que el precio de los huevos criollos suele ser más alto en Bogotá, donde una de estas cubetas puede valer hasta 30.000 pesos. 

Más allá del precio del huevo, Rogeles explica que el precio de la gallina también difiere. El director de Huevos Criollos Palmira explica que una gallina empieza a poner pequeños huevos a partir de los 3 meses y mantiene una alta productividad hasta los 8 meses. Luego, de ahí en adelante, cuando se vuelve más escasa su producción, vende la gallina para mantener la producción de huevos. Por su parte, Laura señala que, “cuando sacrifican una gallina purina, una vez termina su ciclo de producción, [esta] se suele vender por un poco más de 5.000 pesos, mientras que una gallina criolla puede valer más de 30.000 y hasta 50.000 pesos, porque es una gallina 100% orgánica”.

Un sector vulnerable ante la coyuntura 

El sector avicultor se vio afectado con las protestas que hubo en el país a raíz de la propuesta de Reforma Tributaria que luego fue retirada por el Gobierno. “Eso era un caos”, resaltó el director de Huevos Criollos Palmira, antes de añadir que “con los bloqueos de las carreteras no había forma de que los alimentos llegaran”. El pasado 6 de mayo, durante el Paro Nacional, el presidente ejecutivo de la Federación Nacional de Avicultores de Colombia (Fenavi), Gonzalo Moreno, se refirió a la situación de bloqueos y advirtió que “en el sur del país 30 millones de aves [estaban] en peligro de muerte” y que “ya se habían muerto 400 mil pollitos de un día” [de nacidos].

Ante esta situación, Pedro Alexander Rogeles se considera muy afortunado, pues en su finca tenía reservas de alimentos, pero señala que “en muchas partes se murieron de hambre las gallinas”. Más allá de la situación que se vivió con los bloqueos, el sector avicultor lleva tiempo enfrentando el aumento en los precios de los insumos. Dado que la mayor parte del maíz con el que se alimenta a las aves es importado, los altos precios del dólar se reflejan en el costo de este insumo.

En entrevista para Más Colombia, el director de la Federación Nacional de Cultivadores de Cereales, Leguminosas y Soya (Fenalce), Henry Vanegas, resaltó que en Colombia “el maíz es uno de los principales granos importados, con 5,6 millones de toneladas”. Asimismo, explicó que “el 85% que se importa se dirige a la industria de balanceados”, los cuales se convierten ”en alimentos para la producción de carne de pollo y cerdo, huevo y leche, entre otros” (encuentre la entrevista completa aquí). Al respecto, Laura, resaltó que el precio del bulto de este insumo “pasó de 50.000 a 92.000 pesos” en tan solo un año. 

Más crónicas

  • San Victorino, Comercio

    San Victorino es uno de los lugares en donde más se venden disfraces, accesorios y decoración para la temporada de Halloween. Según comentan varios vendedores ambulantes, empezaron a vender accesorios, máscaras y disfraces infantiles desde mediados de septiembre.

  • Máscaras, Halloween

    Las máscaras para adultos llegaron desde hace unos años para quedarse. “Hoy, sorprendentemente, se disfrazan más los adultos que los niños”, afirma Lorena Díaz, vendedora de San Victorino.

  • Máscara, Halloween

    Entre los accesorios más novedosos se encuentran las máscaras de neón para adultos. Se han vendido sobre todo al por mayor para fiestas de disfraces.

  • Superhéroes, Halloween

    “Aunque se imponen tendencias nuevas, desde hace unos años los disfraces que más nos llegan y que más despachamos son los de superhéroes. Se han convertido en los clásicos”, afirma Claudia Fuertes, vendedora de Ensambles y Adornos, en San Victorino.

  • Terror, Payaso, Halloween

    La decoración de terror mantiene su demanda. “Halloween es, de todas formas, la temporada más terrorífica del año”, asegura Alexa Rojas, vendedora de San Victorino.

  • Galerías, Comercio, Halloween

    Galerías es otro de los lugares icónicos para la temporada de Halloween. A diferencia de San Victorino, este año fue mayor la venta de accesorios y decoración que la de disfraces.

  • Halloween, Máscaras, Comercio

    Lo que más se pregunta en el sector son las máscaras de Los Juegos del Calamar. “Desde hace un tiempo, Halloween va al ritmo de las series de Netflix y las películas de Disney. El año antepasado vendimos muchas máscaras de Coco; el pasado, de La Casa de Papel, y este, de la serie coreana”, comenta Lorena Díaz, vendedora de Punto Comercial 53.

  • Calabaza, Halloween

    A diferencia de lo que se vende en otros lugares de la ciudad, como San Andresito y El Restrepo, en la 53 hay varios talleres de artistas que se han comprometido con la celebración de Halloween. Aquí las calabazas hechas en yeso y en cerámica han cobrado un lugar especial. Pintarlas se convierte en un todo un arte.

  • Halloween, Calabazas

    “Con la fascinación de las personas por el bordado, aprovechamos para hacer calabazas tejidas, a una y dos agujas, para este Halloween”, comenta Jesús Rodríguez, profesor de arte y vendedor de la zona de Galerías.

  • Dia de Muertos

    El Día de los Muertos también está presente en Bogotá

Así luce Bogotá en la época más terrorífica del año

Entre máscaras, pelucas y tutús, se vive el Halloween en San Victorino y Galerías.
  • Arepa, Gastronomía, Cocina, Arepa de chócolo

    Arepa de chócolo o choclo. Esta arepa se hace con granos de maíz amarillo. Su preparación lleva cuajada o queso campesino y para endulzarla se utiliza azúcar o panela.

  • Arepa, Gastronomía, Cocina, Arepa boyacense

    Arepa boyacense. Se prepara con harina de trigo y maíz. Tiene un sabor dulce, debido a que su relleno es una mezcla de cuajada molida, panela, sal y mantequilla.

  • Arepa, Gastronomía, Cocina, Arepa paisa

    Arepa paisa. Antioquia es una de las regiones del país que más consume arepa. Esta, en particular, se prepara con maíz blanco trillado con sal, y se caracteriza por ser delgada.

  • Arepa, Gastronomía, Cocina, Arepa de huevo

    Arepa 'e huevo. Es una arepa típica de la región Caribe. Se prepara con harina de maíz, sal y mantequilla. Además de huevo, el relleno puede llevar carne desmechada.

  • Arepa, Gastronomía, Cocina, Arepa santandereana

    Arepa santandereana. Preparada con maíz amarillo, chicharrón molido y ceniza disuelta en agua, se cocina a fuego lento.

  • Arepa, Gastronomía, Cocina, Arepa rellena

    Arepa rellena. Es la arepa de maíz blanco o amarillo con relleno de carne, queso, pollo, vegetales o cualquier combinación de preferencia.

  • IMG 4224 scaled

    Arepas diversas. En los últimos años, han surgido nuevas preparaciones, como esta de yuca u otras con semillas de chía o de quinua.

  • Arepa, Gastronomía, Cocina,

    Preparada en casa, en pequeños comercios e incluso en restaurantes elegantes, la arepa conquista a (casi) todos. ¿Cuál te falta por probar?

Arepa: la diversidad en un plato

La arepa es uno de las principales recetas de la gastronomía colombiana. Existen más de 70 preparaciones de este alimento de origen indígena. ¡Celebremos el día de la arepa!
  • Informalidad, Vendedor ambulante, Ventas ambulantes, Ventas

    Aunque en los últimos diez años la informalidad ha caído un 6,9%, sigue siendo significativamente alta. En el periodo abril-junio de este año fue de 48,5%.

  • Recicladores, Informalidad,

    Según la Organización Mundial del Trabajo, el empleo informal abarca a “las personas ocupadas que por ley o en la práctica, no se encuentran cubiertas por la legislación laboral nacional”.

  • Informalidad, Ventas, Ruralidad, Vendedor ambulante, Ventas ambulantes

    Tal vez la cara más reconocida de la informalidad es la de los vendedores ambulantes. No obstante, no es la única.

  • Informalidad, Ventas, Libros, Librería

    Es común que los trabajadores de pequeños comercios laboren en condiciones de informalidad, así como muchos de los ocupados en oficios domésticos, de construcción y de reparación, entre otros.

  • Paseador de perros, Perros, Informalidad

    En el periodo abril-junio de este año, el 65,8% de los “cuenta propia” eran ocupados informales (DANE).

  • Vendedor ambulante, Ventas, Informalidad,

    La informalidad afecta más a los hombres. Según los datos del DANE para el periodo abril-junio, esta se situó en un 44,4% en el caso de las mujeres y ascendió al 55,6% en el de los hombres (DANE).

  • Venta de minutos, Informalidad, Ventas ambulantes, Vendedor ambulante

    De las 23 capitales departamentales y Áreas Metropolitanas encuestadas por el DANE, Manizales tuvo la menor informalidad en el periodo abril-junio, con 38,8%. En Santa Marta, Valledupar, Sincelejo, Riohacha y Cúcuta A.M., la informalidad estuvo entre el 60 y el 70%.

  • Reparación de vehículos, Informalidad, Taller, Vehículos, Carros

    Comercio y reparación de vehículos es la actividad económica que más informalidad concentra. 1 de cada 3 ocupados en esta actividad es informal.

  • Trabajador rural, Informalidad, Campesino, Jornalero, Obrero agrícola

    En el campo hay una alta informalidad. Esta prevalece, por ejemplo, entre los campesinos y los jornaleros u obreros agrícolas.

  • Informalidad, Lotería, Vendedor ambulante, Ventas ambulantes

    Entre los ocupados informales, solo el 37,4% cotiza a pensión. Al sistema de salud cotiza el 91,1%.

Le puede interesar  Colombia retrocede en el Índice Global de Seguridad Alimentaria

Informalidad: mucho más que ventas ambulantes

En Colombia, la informalidad tiene muchas caras. Conozca los datos más relevantes sobre este fenómeno.
  • Probablemente, las plazas de mercado ya no son como usted las recuerda. Más Colombia recorrió la Plaza de Paloquemao y constató por qué es un patrimonio de los bogotanos.

    Probablemente, las plazas de mercado ya no son como usted las recuerda. Más Colombia recorrió la Plaza de Paloquemao y constató por qué es un patrimonio de los bogotanos.

  • Las plazas distritales de mercado de Bogotá, se destaca que obtuvieron el primer lugar entre 76 iniciativas participantes en los Premios Latam Smart City Awards 2019.

    Las plazas distritales de mercado de Bogotá obtuvieron el primer lugar entre 76 iniciativas participantes en los Premios Latam Smart City Awards 2019.

  • Plaza, Zanahoria, Habichuelas

    La plaza de mercado de Paloquemao nació en 1864, pero se inauguró en Julio de 1972, cuando se construyeron las nuevas bodegas. Sus más de 1.240 locales comerciales abren las puertas de 4:30 de la mañana a 4:30 de la tarde. Como dato curioso, toma su nombre de un árbol que se quemó sin razón alguna.

  • En Paloquemao se consiguen productos alimenticios que muchas veces no están disponibles en almacenes de cadena. Al caminar por sus pasillos, es posible ver la riqueza agrícola de nuestro país. Los productos son frescos, gracias a la alta rotación, y a diferencia de los supermercados no utilizan cadena de frío.

    En Paloquemao se consiguen productos alimenticios que muchas veces no están disponibles en almacenes de cadena. Al caminar por sus pasillos, es posible ver la riqueza agrícola de nuestro país. Los productos son frescos, gracias a la alta rotación, y a diferencia de los supermercados no utilizan cadena de frío.

  • El mangostino o mangostán es una fruta tropical procedente de Asia, a la que se le atribuyen multiples benificios para salud. Se dice que el sabio Mutis sembró los primeros árboles de esta planta en Mariquita, Tolima, donde todavía pueden ser vistos por locales y turistas.

    El mangostino o mangostán es una fruta tropical procedente de Asia, a la que se le atribuyen multiples benificios para salud. Se dice que el sabio Mutis sembró los primeros árboles de esta planta en Mariquita, Tolima, donde todavía pueden ser vistos por locales y turistas.

  • Melocoton

    Melocotón, y casi cualquier fruta exótica, se consigue en la plaza de Paloquemao, una de las más importantes del país.

  • Si lo que busca es darle un poco de sabor y picante a sus comidas, puede conseguir una gran variedad de chiles y ajíes, tanto nacionales como importados.

    Se consigue una gran variedad de chiles y ajíes, tanto nacionales como importados.

  • Plaza2

    En la zona de cárnicos se encuentran carnes maduradas y cortes sofisticados, que siguen las tradiciones culinarias colombianas y de países como Argentina.

  • Las carnes que están a la venta están refrigeradas y siguen un estricto control de calidad.

    Las carnes a la venta están refrigeradas y siguen un estricto control de calidad.

  • Implementos de cocina, cucharones de palo, cuchillos, sartenes y molinillos hacen parte de la oferta de la Plaza.

    Implementos de cocina, cucharones de palo, cuchillos, sartenes y molinillos hacen parte de la oferta de la Plaza.

  • Morteros

    Artesanos de la madera y la piedra elaboran piezas únicas en fábricas pequeñas y medianas.

  • Especias

    Doña María Mancera se especializa en riegos para la suerte y hierbas de todo tipo.

  • También se comercializan productos que prometen mejorar la suerte o el amor, entre los que se destacan jabones y otros de nombres como prosperidad, sígueme, abre caminos, leche de la mujer amada y quereme.

    También se comercializan productos que prometen mejorar la suerte o el amor, entre los que se destacan jabones y otros de nombres como prosperidad, sígueme, abre caminos, leche de la mujer amada y quereme.

Si no está en el supermercado, puede estar en Paloquemao

Más allá de la facilidad que representa ir a la tienda o el supermercado de la esquina, las plazas de mercado siguen ofreciendo a sus visitantes productos que difícilmente se consiguen en otros establecimientos. Más Colombia recorrió la plaza de Paloquemao. Esto fue lo que encontró.
spot_img

¿Qué tan diferentes son los huevos criollos de los huevos industriales?

El huevo es quizás uno de los alimentos más versátiles y emblemáticos de la gastronomía colombiana. En 2019, la Federación Nacional de Avicultores de Colombia (Fenavi) estimó que, con 286 huevos per cápita al año, Colombia era el vigésimo sexto consumidor de huevo en el mundo. A nivel regional, se ubica en la sexta posición, después de México (436), Paraguay (338), Guatemala (313), Perú (301) y Argentina (294). 

Según Laura, una avicultora santandereana que prefiere mantener en reserva su apellido, más allá de que el huevo tenga un “sabor rico”, su alto consumo en el país está directamente relacionado con la economía colombiana. Al respecto, explica que los huevos representan una alternativa más económica frente al consumo de carne, pues “el huevo le da al cuerpo la cantidad de proteína que necesita por unos 300 pesos”. 

Laura lleva muchos años criando gallinas, una actividad que se ha transmitido de generación en generación. En su finca, ubicada en la vereda de Retiro Grande, en el municipio de Bucaramanga (Santander), se dedica a la crianza de pavos, piscos, conejos y gallinas. Tiene 500 de ellas, y “toda la línea es criolla”, insiste la avicultora. Para ella, son varias las diferencias entre un huevo criollo, criado en el campo y al aire libre, y un “huevo de purina”, que es resultado de una cadena productiva industrial. Estas no se limitan a las condiciones de la crianza, sino que abarcan el valor nutricional y el sabor. 

Una productividad más baja

La productividad de una gallina industrial contrasta con la de una gallina criolla. La primera puede “poner hasta dos huevos al día”, es decir, unos 10 o hasta 14 huevos a la semana, mientras que la segunda “no pone todos los días, sino que produce más poquito: unos 3, 4 o hasta 5 huevos a la semana”, comenta Laura. 

Para la avicultora, esta diferencia se debe a que la gallina alimentada con purina se cría “a punta de químicos para que ponga, ponga y ponga”. En este aspecto coincide Pedro Alexander Rogeles, director de Huevos Criollos Palmira, una empresa que comercializa los huevos de la finca Vía Viviana, ubicada en la vereda de La María, cerca de Palmira (Valle del Cauca). Allí se dedican también a la crianza de 500 gallinas, “todas de campo y libres de jaulas”. Rogeles resalta que, para lograr altos niveles de productividad, la industria del huevo recurre a “productos para que [las gallinas] se reproduzcan y pongan más rápidamente”. Además, suele “untar los huevos de formol u otro conservante para que se puedan conservar mucho tiempo en una bodega, aunque el producto atraviesa la membrana y da un sabor aguado al huevo”, explica el avicultor.

Adicionalmente, las gallinas industriales están estabuladas, es decir, pasan gran parte de su vida encerradas. Para Laura, la industria considera que “cuanto menos movimiento hace la gallina, más producción de huevo tendrá”. Por el contrario, sus 500 gallinas tienen en promedio un metro cuadrado cada una para moverse, “un espacio necesario para que no se estresen y no estén tan pegadas”. Y, en el caso de las gallinas de Pedro Alexander Rogeles, estas pueden desplazarse por toda la montaña, pues “saben reconocer los puntos donde deben poner sus huevos”.

WhatsApp Image 2021 10 08 at 13.49.10
¿Qué tan diferentes son los huevos criollos de los huevos industriales? 13

Adicionalmente, Laura advierte que, a diferencia de las llamadas gallinas purinas, que se dedican exclusivamente a poner huevos, sus gallinas a veces incuban el huevo “en 21 días, durante los cuales no se levantan ni para comer, ni para beber, con el propósito de mantener el huevo a la temperatura necesaria hasta que nazca el pollito”. Una vez terminado este proceso, las gallinas siguen cuidando “al pollito desde muy cerca hasta que se pueda defender solo”. Esto toma aproximadamente un mes y, dos meses más tarde, las gallinas vuelven a poner. “Este proceso no lo hacen las gallinas de purina”, puntualiza la avicultora. 

WhatsApp Image 2021 10 08 at 13.49.101
¿Qué tan diferentes son los huevos criollos de los huevos industriales? 14

El asunto es la alimentación

La alimentación de las gallinas de Laura consta de un 60% de maíz, un poco de purina, pasto, vegetales y lombrices. Por esta razón, estima valioso tener en su finca semilleros de bore, ahuyama, maíz germinado y crías de lombrices. 

La mayoría de los insumos suministrados a los pollitos y pollitas proviene de la misma finca o de la región. El maíz, por ejemplo, “viene de Bucaramanga, del Socorro, de San Andrés, de Málaga y San Gil”, resalta Laura. Comenta que privilegia los productos nacionales sobre los importados, ya que considera que “el maíz importado lleva muchos conservantes para poder cumplir con los requisitos de la exportación”. 

Adicionalmente, en la medida en que las gallinas pasan la totalidad del tiempo al aire libre y con el fin de garantizarles un pasto de calidad, Laura suele rotar las gallinas por distintos pastizales. Una vez las gallinas hayan comido el pasto, las pasa a otro potrero y deja que el primero se reconstituya “por lo menos durante un mes”.

Le puede interesar  Mango fresco de 22 departamentos del país se alista para entrar a EE.UU.

Por su parte, en la finca Vía Viviana, de Rogeles, las gallinas también se alimentan con una diversidad de productos como maíz, arroz y piel de tomate, entre otros. “Todos son producidos en Colombia”, explica su dueño.  

WhatsApp Image 2021 10 08 at 6.47.17 PM
¿Qué tan diferentes son los huevos criollos de los huevos industriales? 15

Sabor y aspecto diferentes

Según Laura, la manera en la que se crían las gallinas impacta al final “el sabor, la textura y el olor” del huevo. Explica que el huevo criollo, “en vez de expandirse en la sartén, se recoge” y “tiene más consistencia” que un huevo industrial. Más allá del aspecto visual, la avicultora hace hincapié en que “los huevos criollos contienen más proteínas” y por eso son muy apetecidos por deportistas y otras personas con requerimientos nutricionales especiales. 

WhatsApp Image 2021 10 08 at 6.47.20 PM
¿Qué tan diferentes son los huevos criollos de los huevos industriales? 16

“Dos huevos de purina por un huevo criollo”

Todo lo anterior se ve reflejado en el precio. Laura resalta que un huevo criollo puede llegar a valer el doble de un huevo industrial. “Uno puede comprar dos huevos de purinas con un huevo criollo”, puntualiza. Ella comercializa sus productos en La granja de Laura, un local ubicado en el barrio San Francisco, en Bucaramanga. Allí, vende a diario entre 200 y 250 huevos a restaurantes y particulares, aunque “suben las ventas las semanas de festivos”. Laura explica que el precio del huevo varía mucho en función del precio de los insumos, y si bien solía vender la cubeta de 30 huevos en 15.000 pesos, actualmente la ofrece en 20.000 (si el cliente lo prefiere, vende a 700 pesos la unidad).

En el caso de Pedro Alexander Rogeles, produce por semana el equivalente a 60 cubetas de 30 huevos, para un total de 1.800 huevos. No tiene local, sino que encuentra sus clientes por Instagram y despacha sus domicilios desde la casa a “personas de la ciudad, sobre todo de Palmira y de Cali”. Cada cubeta de 30 huevos cuesta 16.000 pesos. Sin embargo, el director resalta que el precio de los huevos criollos suele ser más alto en Bogotá, donde una de estas cubetas puede valer hasta 30.000 pesos. 

Más allá del precio del huevo, Rogeles explica que el precio de la gallina también difiere. El director de Huevos Criollos Palmira explica que una gallina empieza a poner pequeños huevos a partir de los 3 meses y mantiene una alta productividad hasta los 8 meses. Luego, de ahí en adelante, cuando se vuelve más escasa su producción, vende la gallina para mantener la producción de huevos. Por su parte, Laura señala que, “cuando sacrifican una gallina purina, una vez termina su ciclo de producción, [esta] se suele vender por un poco más de 5.000 pesos, mientras que una gallina criolla puede valer más de 30.000 y hasta 50.000 pesos, porque es una gallina 100% orgánica”.

Un sector vulnerable ante la coyuntura 

El sector avicultor se vio afectado con las protestas que hubo en el país a raíz de la propuesta de Reforma Tributaria que luego fue retirada por el Gobierno. “Eso era un caos”, resaltó el director de Huevos Criollos Palmira, antes de añadir que “con los bloqueos de las carreteras no había forma de que los alimentos llegaran”. El pasado 6 de mayo, durante el Paro Nacional, el presidente ejecutivo de la Federación Nacional de Avicultores de Colombia (Fenavi), Gonzalo Moreno, se refirió a la situación de bloqueos y advirtió que “en el sur del país 30 millones de aves [estaban] en peligro de muerte” y que “ya se habían muerto 400 mil pollitos de un día” [de nacidos].

Ante esta situación, Pedro Alexander Rogeles se considera muy afortunado, pues en su finca tenía reservas de alimentos, pero señala que “en muchas partes se murieron de hambre las gallinas”. Más allá de la situación que se vivió con los bloqueos, el sector avicultor lleva tiempo enfrentando el aumento en los precios de los insumos. Dado que la mayor parte del maíz con el que se alimenta a las aves es importado, los altos precios del dólar se reflejan en el costo de este insumo.

En entrevista para Más Colombia, el director de la Federación Nacional de Cultivadores de Cereales, Leguminosas y Soya (Fenalce), Henry Vanegas, resaltó que en Colombia “el maíz es uno de los principales granos importados, con 5,6 millones de toneladas”. Asimismo, explicó que “el 85% que se importa se dirige a la industria de balanceados”, los cuales se convierten ”en alimentos para la producción de carne de pollo y cerdo, huevo y leche, entre otros” (encuentre la entrevista completa aquí). Al respecto, Laura, resaltó que el precio del bulto de este insumo “pasó de 50.000 a 92.000 pesos” en tan solo un año. 

spot_img

VEA TAMBIÉN

Transgénicos: ¿Progreso para la Humanidad o camino a la pérdida de biodiversidad...

Laura Gutiérrez, Doctora en Antropología e investigadora en Biotecnologías agrarias, presenta los diferentes tipos de transgénicos, sus ventajas y los riesgos que conllevan.

OTRAS SECCIONES

CIFRAS

“No hay bonanza cafetera”: gerente de la Federación de Cafeteros

Roberto Vélez Vallejo, gerente general de la Federación Nacional de Cafeteros (FNC), habló sobre las razones del alza en los precios y analizó el impacto del cambio climático en la cosecha cafetera a nivel mundial.

COLOMBIA