El Reino Unido corona a Carlos III como su rey en medio de una grave crisis económica: estos datos lo demuestran | Más Colombia
miércoles, 17 de julio de 2024
Inicio  »  Internacional  »  El Reino Unido corona a Carlos III como su rey en medio de una grave crisis económica: estos datos lo demuestran

El Reino Unido corona a Carlos III como su rey en medio de una grave crisis económica: estos datos lo demuestran

En el día de la coronación de Carlos III como rey del Reino Unido, le contamos 5 datos de la economía del Reino Unido y una ñapa.
Reino Unido, Carlos III, Rey Carlos III, EConomía del Reino Unido, Más Colombia

Hoy, 6 de mayo, millones de personas alrededor del mundo sintonizarán sus televisores para ver la coronación del príncipe Carlos III, hijo de Isabel II, como rey del Reino Unido. 

La ceremonia, que tiene una antigüedad de más de un milenio y está cargada de ritos y de lujo, será llevada a cabo en la Abadía de Westminster, ubicada en Londres, la capital de Inglaterra y del Reino Unido. 


Lea también: ¿Está usted contratado bajo la modalidad de prestación de servicios? Estos son los puntos que la reforma laboral cambiaría

La coronación, que durará una hora y media, emociona a unos y molesta a otros, bien sea porque no comparten la existencia de la monarquía en el siglo XXI o porque desaprueban el gasto de millones de libras esterlinas de recursos públicos en el evento. 

A propósito de la coronación de Carlos III, le contamos cinco datos del Reino Unido que seguramente no conoce. Los datos no solo revelan la magnitud de la crisis económica británica, sino que muestran hasta dónde es ese un territorio de contrastes. 

El Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte está conformado por cuatro países

Tres de estos países —Inglaterra, Gales y Escocia— están ubicados en la isla de Gran Bretaña, mientras que el último —Irlanda del Norte— se encuentra en la isla de Irlanda. Ambas islas, a su vez, hacen parte del archipiélago de las Islas Británicas.

El Reino Unido tiene un poco más de 67 millones de habitantes y una superficie de 243.610 kilómetros cuadrados. 

La moneda oficial del Reino Unido es la libra esterlina (GBP, £)

En inglés, esta se conoce como pound sterling. Cada libra está dividida en 100 peniques. 


Actualmente, 1 libra esterlina equivale a  5.721,74, lo que la ubica en una posición más fuerte que la del dólar estadounidense y la del euro. 

La economía del Reino Unido atraviesa una grave crisis

La crisis económica es tan fuerte que la BBC, el servicio público de radio, televisión e internet de Reino Unido, señaló en un artículo del 8 de marzo de este año que el “Reino Unido podría ser la única de las grandes economías que entre en recesión”. 

A lo anterior, añadió que, “de acuerdo al documento de ‘Actualización de Perspectivas de la economía mundial’, publicado por el FMI el 31 de enero, la economía británica se contraerá un 0,6% en 2023. Será la única entre las grandes economías”. 

La inflación ha afectado duramente a este territorio

En marzo de 2023, el Índice de Precios del Consumidor (IPC), el indicador con el que se mide la inflación, registró una variación del 10,1%.

Le puede interesar: Inflación en Colombia 2023: estos son los alimentos que más subieron y bajaron en abril

El endeudamiento en el Reino Unido es preocupante

Según Datos Macro, la deuda pública del Reino Unido fue de 2.987.420 millones de euros en 2022, lo que representa el 102,64% del Producto Interno Bruto (PIB). 

Su deuda per cápita es de 44.535 euros por habitante, lo que significa que sus habitantes están entre los más endeudados del mundo.

Y la ñapa

A pesar de la crisis que atraviesa, y de acuerdo con el Banco Mundial, el Reino Unido tuvo un Producto Interno Bruto (PIB) per cápita de USD $46.510,3 en 2021. Este es considerado un muy buen indicador del nivel de vida de los países. 


Para hacerse una idea de cuánto es esto, basta decir que el PIB per cápita de Colombia fue de USD $6.104,1 el mismo año, según la misma fuente.  

Siga leyendo: La lucha contra la obsolescencia programada continúa: Europa insiste obligar a que las compañías reparen los productos dañados